lunes, 27 de septiembre de 2010

Lima y detalle en ocre

 

Cada salida ofrece sus posibilidades fotográficas, y esta no fue menos.
El planteamiento de la jornada era el de buscar posibles composiciones en uno de los arroyos que suelo frecuentar, y centrarme en los juegos del agua entre las rocas y su contraste con los helechos circundantes, pues son especialmente frondosos en esta época del año. No obstante, también llevaba en mente los reflejos color lima que aporta el hayedo en verano a la superficie del agua con la adecuada luz.
La suerte me acompañó y en uno de los recodos del arroyo, el reflejo del agua indicaba que se podría trabajar sobre esta segunda opción.
Tras buscar diferentes posibilidades compositivas avanzando por el margen del arroyo, un tramo que discurría entre rocas tenía la iluminación adecuada haciendo que la superficie del agua presentara los tonos limas buscados, el detalle que añadía un contrapunto de color era esa hoja de haya situada sobre una de las rocas.
Cuál fue mi suerte, que la mencionada hoja quedó iluminada durante un breve momento por la luz que se tamizaba entre las copas de los árboles, para posteriormente quedar a oscuras sin aportar nada a la imagen.
Montseny, Barcelona.

Nikon D2x, AF-S Nikkor 70-200 F2.8, polarizador, trípode, Raw, ISO 100.

2 comentarios:

  1. A lo que tú llamas suerte, yo lo llamo constancia y paciencia para encontrar lo que estás buscando. En cuanto a la foto, qué quieres que te diga: me encanta. La luz de tonos verdes filtrada por el hayedo y el contrapunto de esa hoja marrón (quizás de las que indican la próxima llegada del otoño), hacen que la toma adquiera un aspecto casi surrealista, tanto que, al echarle el primer vistazo, pensé que se trataba de nenúfares, hasta que uno se detiene y la contempla en condiciones y, entonces, ve la magnitud de la belleza de la fotografía. Enhorabuena Juan.

    ResponderEliminar