lunes, 28 de marzo de 2011

Enojo


A veces es la propia naturaleza la que nos presenta sus imágenes personales, algunas como poco sorprendentes.

Buscamos composiciones, formas o disposición de elementos, que nuestras mentes transportan o evocan a motivos más o menos concretos que intentamos transmitir en forma de imagen a través de nuestras fotografías.

"Enojo" es un ejemplo de todo lo contrario. En un recodo umbrío y húmedo de una de las paredes de un cañón del Pirineo, la humedad y el agua filtrada a través de la roca fue depositando aleatoriamente en su superficie, su contenido mineral creando formas abstractas hasta dibujar la figura que se muestra en la imagen.

Mi primera impresión fue la de estar contemplando un rostro crispado, enojado diría yo y de ahí el título de la fotografía.

Un año después, regresé al mismo lugar movido por la curiosidad y la figura se había desdibujado tanto que ya no era reconocible.

Nikon D2x, AF-S 70-200 F2.8, polarizador, trípode, Raw, ISO 100.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada