martes, 18 de septiembre de 2012

Las últimas

 

Reconozco que tengo cierta tendencia a repetir ubicaciones cuando creo que estas tienen el suficiente potencial. En uno de mis rincones favoritos de la Cerdanya francesa, este grupo de árboles situados a la falda de las paredes de un cañón, son uno de los motivos fotográficos con los que suelo trabajar desde hace unos años.

No puedo evitar que las influencias aparezcan cíclicamente en mi quehacer fotográfico, y es que en este recodo del camino,  el contraste de las ramas medio desnudas con los tonos fríos de la roca, y las hojas de amarillo intenso que añaden las notas de color, me traen a la memoria imágenes de las fotografías realizadas por un grupo selecto de fotógrafos clásicos de paisaje ubicados en Estados Unidos, del que soy ferviente admirador, con lo que no puedo evitar volver a pasar cada otoño por este lugar para ver las sorpresas que me depara.

Este paisaje me sorprende cada año con nuevas posibilidades, lo que siempre es motivo de alegría.

Realizada a finales del otoño de hace tres años.

Nikon D2x, AF-S Nikkor 70-200 mm VR ED F2.8, polarizador, trípode, Raw, ISO 100.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada