martes, 9 de febrero de 2010

Entre hojas


El empleo de los teleobjetivos puede ser un buen recurso cuando queremos aislar detalles de su entorno. Las focales largas comprimen la perspectiva, de modo que todos los planos visuales parecen estar más cerca los unos de los otros, y un diafragma abierto permite el trabajo con foco selectivo en el detalle que queremos destacar.
Para enfocar las hojas que aparecen destacadas en la imagen, se empleó una focal de 500mm y se trabajó a un diafragma de F4. La dificultad de esta técnica no es tanto mecánica como visual. Se trata de realizar una búsqueda de elementos que tengan un cierto atractivo y saber "ver" como destacarán entre los elementos circundantes desenfocados en los planos anteriores y posteriores. La luz otoñal que llega por detrás de la imagen, ayudó a resaltar las hojas enfocadas.

Nikon F4s, 500 F4.5, polarizador, trípode, Velvia 50, -1EV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada