miércoles, 21 de julio de 2010

Flysh, reflejos dorados y corriente de agua



Atardecer en la costa. El sol aún está bastante alto y la luz es demasiado dura para la fotografía de paisaje costero.
Es el momento de buscar composiciones en la orilla.
En esta playa de la costa vizcaina, de entre la arena surgían algunas formaciones del Flysh costero, que junto al agua que permanecía sobre la arena, apuntaban a ser un motivo fotográfico con bastantes posibilidades.
Dado que la playa se encuentra en la base de un acantilado que la rodea en su vertiente interior, el reflejo de este iluminado por la luz del atardecer, aportaba estos intensos tonos dorados en la superficie de las pequeñas charcas que se habían formado en la arena, mientras que la presencia de un pequeña corriente de agua que se dirigía al mar, quedaba resaltada al "romper" la superficie estática del agua, lo que ayudó para completar la composición.
Con la mirada atenta y el tiempo suficiente, poco a poco podemos ir encontrando estos pequeños motivos, que lejos de las imágenes más tradicionales, nos ayudarán a completar y entriquecer visualmente nuestras salidas fotográficas.

Nikon D2x, Nikkor 70-200 F2.8, polarizador, trípode, Raw, ISO 100.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada