lunes, 25 de enero de 2010

Azules de invierno


A veces merece la pena madrugar.
Esta imagen invernal fué tomada hace algún tiempo aún en formato de diapositiva. Era un día de invierno y salí de noche para poder fotografiar las primeras luces del amanecer. Estábamos a -7ºC y no apetecía nada estar ahí fuera. Cuando ya me retiraba, esta ladera aún en sombras tenía un color azulado de la más atractivo, los árboles estaban bien cargados de nieve, debido a la nevada nocturna, y la composición creada por el sendero cubierto de nieve en diagonal, con el arbol caducifolio en el tercio inferior derecho del la imagen me pareció de lo más atractiva.
Debido a la distancia de la composición se empleó una focal de 500mm para aislar la vista.
Esta imagen se publicó en el número 17 de la revista Visión Salvaje y alcanzó la semifinal del concurso Wildlife Photographer of the year de 2004, año en que fué realizada.

Nikon F4s, 500 F4.5, polarizador, Velvia 50 -1EV, trípode.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada