jueves, 27 de mayo de 2010

Destacan



En esta fotografía, sobre las amapolas una vez más, se ha buscado reducir su presencia en la imagen a la mínima expresión. No obstante, y a pesar de la poca porción de la imagen que ocupan, la vista se dirige y centra en ellas.
Dos "trucos" son los responsables: Un primer plano fuera de foco que las envuelve en una perspectiva comprimida gracias al empleo de una óptica de 500 mm, y el rojo sanguineo ya enfocado de las amapolas en segundo término.
Parece que nuestra fijación atávica sobre el rojo sangre resultado de la evolución, permanece inalterable con el paso del tiempo.

Nikon D2x, Nikkor AF-S 500 F4, a F4, polarizador, trípode, Raw, ISO 100.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada